Españolas en Cancún (2).

Dedicado a las que ya no están, a las que siguen estando, a las nuevas que han llegado y a las que están por venir.

“El pasado muere, el presente vive, el recuerdo queda y la vida sigue”

No me puedo creer que lleve tanto tiempo sin publicar un post en el blog.

Muchos de vosotros ya sabéis que tuve un problema técnico importante.

Me entró un virus  y se convirtió en “okupa”. Y no sabéis el trabajo que me ha costado que se fuera.
Pero no me podía imaginar que hayan sido tantos meses. El tiempo definitivamente va más rápido de lo que pensamos.

Y no da tregua.

Parece que fue ayer que llegué de España. Era el 20 de agosto y ya han pasado casi tres meses. Y en un suspiro estaremos en Navidad.

¿No os da un poco de vértigo?

A mi un poco, la verdad.  Pero sólo se me ocurre un remedio. Hay que aprovechar al máximo. El tiempo perdido ya no se recupera.
Y hablando de tiempo, éste es el comienzo de nuestro cuarto año en Cancún.
Ahí si que me doy cuenta de lo rápido que ha pasado.

Incluso cuando la gente me pregunta cuanto tiempo llevo viviendo aquí, me tengo que parar a pensar.

Parece que fue ayer.
Ahora ya soy casi una veterana entre las españolas que vivimos aquí.

Cancún sigue creciendo

Cancún sigue siendo una ciudad que recibe cada año no sólo a miles de turistas de todo el mundo. También a muchas familias que se instalan a vivir aquí.

Familias que vienen de muchas partes de México pero también de muchas partes del resto del mundo, principalmente España.
La comunidad española sigue creciendo en Cancún.

Pero, como dice la canción, unos vienen y otros van. Y la vida continúa.
Ya dije la primera vez que escribí mi primer post sobre las españolas que vivimos en Cancún. https://www.elblogdemj.com/espanolas-en-cancun/. 

Las relaciones aquí se viven de una manera diferente. Se intensifican (la mayoría de las veces para bien pero, otras, …para mal).
Nadie tiene familia.
Conoces a mucha gente.
Algunos conocidos se convierten en amigos. Algunos amigos se convierten en familia.
Así funciona.
En estos tres años que llevo aquí he conocido a muchísima gente.

He hecho muchos amigos (o eso me gustaría creer, porque así lo siento).
No sólo españoles. Muchos mexicanos.
Pero en este post quiero referirme a la gran comunidad española que hay en Cancún.

”Algo se muere en el alma cuando un amigo se va”.

Muchas familias se van, otras vienen. Es un flujo continuo.
Es la ley de la vida.
Y aunque te alegras mucho cuando algunas regresan a España o a nuevos destinos por motivos de trabajo, siempre te queda el” pellizquito” en el corazón.
Ya sabéis. Como dice la letra de la famosa canción andaluza…

”Algo se muere en el alma cuando un amigo se va”.

En estos años que llevo aquí se me han ido varias amigas.

Personas que en muy poco tiempo se convirtieron importantes en mi vida diaria cancunense por muy diversos motivos. Carmen, Carol, Cristina, Ruth, Miriam, Silvia,Fátima, Amparo, María, Eloísa, Piluca, Mayo y Elizabeth, mi doctora favorita.

Todas, en distinta manera, han hecho mi vida más fácil y agradable aquí en estos tres años. Por ello, os quiero dar las gracias.

Y deciros que en mí tenéis una amiga. Aquí o donde esté en un futuro.

No están todas las que son, pero son todas las que están.

Desayuno de Españolas en Cancún. Una de mis primeras veces. Son todas las que están pero no están todas las que son. Octubre 2016.

Otro de nuestros desayunos. Cristina, Miriam y Mayo y Ruth. Foto para el recuerdo.

Desayuno con Silvia antes de marcharse

Mesa de españolas en la Gala Benéfica de Vifac. Últimos días de Amparo. Colaborando por una buena causa.

Despidiendo a Eli. Mi amiga y doctora favorita.

Mirando el lado positivo de las cosas, ahora tengo muchas amigas que visitar en distintos sitios de España, en EEUU, en Francia y en Canadá.
Y os aviso que me he propuesto, si Dios quiere, en algún momento, visitaros a todas.

A las de Punta Cana ya lo hice.

La familia crece

Bienvenidas a todas las nuevas españolas.
Otro aspecto positivo muy importante es que sigo teniendo a otras muchas aquí, que me siguen haciendo la vida fácil y agradable.
Por eso precisamente quiero aprovechar este post para dar la bienvenida a todas las españolas o “españolas de adopción” que están llegando a Cancún.

Y a las que se han incorporado al grupo de “Españolas en Cancún”.
Lo único que pretendemos la mayoría de nosotras es hacernos la vida más fácil y agradable. Ayudarnos unas a otras con aquellas dudas o consultas que siempre se tienen cuando llegas nueva a un país diferente.

Uno de nuestros desayunos más recientes. Con Carla, nuestra “abanderada favorita”, a la que hemos visto nacer.

Tomar un café de vez en cuando a quién le apetezca y reírnos un buen rato.
Hablar de cosas sin importancia o de cosas importantes, pero sólo cuando sea estrictamente necesario. En definitiva, hacernos la vida un poco más agradable.

También quiero deciros a las españolas que estáis llegando que hagáis todo lo posible por integraros en esta ciudad maravillosa que nos ha tocado vivir.

El último desayuno de la semana pasada. Muchas caras nuevas. Bienvenida a nuestra nueva bebé del grupo.

Una ciudad, que al igual que todas las ciudades del mundo tiene sus cosas buenas, malas y regulares.
Pero es una ciudad acogedora, integradora, mezcla de muchas culturas y nacionalidades, en la que viven muchas personas maravillosas que merece la pena conocer y muchas cosas interesantes que merece la pena hacer.
Y no olvidéis…
“El pasado muere, el presente vive, el recuerdo queda y la vida sigue”.
Por tanto vivamos el presente. Este es el que nos ha tocado vivir. Podía ser mejor pero seguramente podría ser mucho peor también.
Intentemos vivir el presente con alegría, con buena actitud y siempre, siempre con agradecimiento por estar vivos.
En mi caso a Dios, en cada caso “a quien corresponda”.
Feliz semana.
Os prometo que la semana que viene habrá nuevo post.

12 comentarios
    • María José Peña
      María José Peña Dice:

      Ya sabes que aquí te llevo esperando tres años. Te encantará Cancún y te encantarán mis amigas. Ya mismo nos vemos guapa

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *